Rusia conquista su mayor franja de territorio desde julio de 2022

La espera de cinco meses hasta la aprobación por el Congreso estadounidense de una ayuda militar de US$ 61.000 millones a Ucrania puede haber causado daños duraderos que...

58
58

La espera de cinco meses hasta la aprobación por el Congreso estadounidense de una ayuda militar de US$ 61.000 millones a Ucrania puede haber causado daños duraderos que se dejarán sentir en el frente durante los próximos meses.

Las fuerzas rusas han aprovechado la «sequía de artillería» que obstaculiza las defensas de Ucrania desde diciembre para avanzar en el frente oriental cerca de Avdiivka, realizando el mayor avance desde los primeros meses de la guerra. El avance de Moscú ha suscitado advertencias de altos mandos militares ucranianos sobre una posible amenaza a las líneas de suministro y centros de Kyiv en el este, que ahora están peligrosamente cerca de estar al alcance de la superior potencia de fuego rusa.

Las sombrías noticias sobre los avances se producen antes de una ofensiva rusa prevista para finales de mayo, que podría amenazar la presencia ucraniana en la región de Donetsk y los avances, aunque modestos, logrados con gran esfuerzo hacia la ciudad portuaria ocupada de Mariúpol. Rusia ha empleado ingentes recursos contra las débiles defensas ucranianas en las líneas del frente oriental, presionando hacia tres puntos clave: el centro militar vital de Pokrovsk, al oeste de Avdiivka; las alturas estratégicas de Chasiv Yar, cerca de Bakhmut; y Kurakhove, en el sureste.

El 17 de febrero, Ucrania anunció que se había retirado de Avdiivka, una ciudad disputada durante una década, por cuya toma Rusia parece haber sacrificado cientos de soldados. Sin embargo, el avance de Moscú no se detuvo ahí. Durante las 10 semanas siguientes, como muestran un mapa de CNN y un análisis del grupo de monitoreo ucraniano DeepStateMap, las fuerzas rusas tomaron lentamente una aldea tras otra al oeste de Avdiivka, aprovechando que Kyiv no había construido fortificaciones y se mostraba reticente a declarar públicamente el alcance de sus pérdidas territoriales en esa zona.

No fue hasta el domingo cuando el máximo comandante militar ucraniano, Oleksandr Syrskyi, admitió la caída de una serie de aldeas que sus subordinados habían insistido durante días en que seguían disputadas. El retroceso resultante demostró que las fuerzas rusas habían realizado, en poco más de dos meses, el progreso más sustancial y rápido desde los avances de julio de 2022 cerca de Severodonetsk, según un análisis de CNN.

La reticencia ucraniana a admitir estas pérdidas provocó las críticas públicas de algunos blogueros y analistas militares proucranianos. DeepStateMap, que actualiza a diario la situación en la línea del frente, mostró pérdidas significativas cerca de Avdiivka. Uno de los fundadores del grupo, Ruslan Mykula, declaró a CNN que habían hablado porque consideraban que un portavoz militar «tiene la oportunidad de comprobar la situación real, pero [sigue] proporcionando información falsa y esto socava nuestra credibilidad».