Evitar la exposición al sol y alejarse del agua y la arena: cómo cuidar el smartphone en verano

Con la llegada del verano, el agua, la arena y el sol se convierten en los aliados favoritos de los usuarios, sin embargo, estos también pueden poner en...

80
80

Con la llegada del verano, el agua, la arena y el sol se convierten en los aliados favoritos de los usuarios, sin embargo, estos también pueden poner en riesgo los dispositivos electrónicos, sobre todo los ‘smartphones’, que están presentes en cualquier actividad, por lo que se debe cuidar no exponerlos directamente al sol, evitar que estén en contacto con la arena o cargarlos sin funda.

Los largos días de sol y las altas temperaturas que predominan en verano fomentan las actividades al aire libre. En ellas, el ‘smartphone’ se convierte en un dispositivo indispensable para los usuarios, ya que forma parte de su día a día ayudándoles a recolectar datos de su actividad deportiva, a capturar fotos de experiencias con amigos o a compartir estos momentos con otras personas.

Sin embargo, estos contextos pueden someter a los teléfonos inteligentes a condiciones de uso inadecuadas y ocasionar serios daños, ya que necesitan ciertas condiciones para asegurar un buen funcionamiento y prolongar su vida útil. En este marco, hay una serie de cuestiones a tener en cuenta a la hora de cuidar el ‘smartphone’ durante el verano.

Uno de los principales riesgos a los que se enfrentan los dispositivos móviles son las altas temperaturas, que pueden ser especialmente dañinas para ellos. De hecho, un sobrecalentamiento puede provocar distintos problemas en su funcionamiento, dañar componentes como la batería, o incluso ocasionar que deje de funcionar.

De esta forma lo ha señalado la tecnológica OnePlus, quien ha compartido una serie de consejos que deben seguir los usuarios para garantizar que el teléfono celular no sufra durante las actividades veraniegas.

Así, para evitar los «golpes de calor tecnológicos», la compañía ha señalado la importancia de no dejar el ‘smartphone’ en lugares con una exposición directa al sol, de cara a impedir que se caliente en exceso, como curre si se deja encima de la toalla en la playa o piscina.

Por otra parte, en situaciones de alta temperatura y exposición al sol, también es recomendable reducir el brillo de la pantalla o, incluso, activar el modo avión. De esta manera, la tecnológica asegura que se ayuda a controlar la temperatura del dispositivo al quitar carga de trabajo.

Lo mismo ocurre si se cierran todas las aplicaciones en segundo plano que no se estén utilizando o si se desactiva la conexión Bluetooth y WiFi. Con todas estas acciones, OnePlus afirma que se pueden llegar a bajar entre 5 y 10 grados de temperatura.

A pesar de todo ello, en caso de tener un despiste y, por ejemplo, dejar el móvil encima de una toalla provocando un sobrecalentamiento, los usuarios deberán «apagarlo rápidamente y retirar la funda que lo protege».

In this article