El «Ecce Homo» perdido de Caravaggio ya se expone en el Prado

El Museo del Prado ya expone de manera individual en una sala de su edificio Villanueva la obra «Ecce Homo» de Caravaggio, que estará al menos nueve meses...

162
162

El Museo del Prado ya expone de manera individual en una sala de su edificio Villanueva la obra «Ecce Homo» de Caravaggio, que estará al menos nueve meses en la pinacoteca española pese a que desde la institución intentarán prolongar ese periodo.

«Estará ese periodo pero no quita que luego siga más tiempo. Habrá que ver si en este tiempo al propietario le gusta cómo se expone o si se cumplen sus expectativas: es una obra privada y el que tiene la última palabra es el propietario, que se da unos meses para calibrar», señaló a un grupo de periodistas el director del museo, Miguel Falomir.

El museo ha organizado un acto para presentar oficialmente la obra y el presidente del patronato, Javier Solana, ha sido el primero en apostar por la continuidad de la pieza más tiempo del establecido. «Seamos capaces de que este cuadro siga donde tiene que seguir», defendió Solana en su intervención.

Posteriormente, Falomir también dejó la puerta abierta a esa prórroga, resaltando que el hecho de que la actual exposición de la obra cedida «de forma desinteresada» y de manera temporal «no quiere decir que no vaya a tener una continuación». «De momento, está aquí de forma altruista y es muy generoso que se quiera compartir con todos a cambio de nada», apuntó.

La pintura, realizada por el artista italiano hacia 1605-09 y que formó parte de la colección privada de Felipe IV de España, es una de las aproximadamente únicas 60 obras conocidas de Caravaggio que existen. La obra fue adquirida por un comprador anónimo.

Falomir defendió la actuación del museo respecto a la permanencia de la obra en España -«el museo cumplió con su obligación y se protegió el cuadro en 24 horas, con una eficacia pocas veces vista», ha indicado-, recordando además que la pinacoteca no podía participar en la subasta. «El museo no tiene el derecho de retracto, fueron el Ministerio de Cultura o la CAM los que no lo ejercieron, aunque cuando se notificó la comprada se discutió la posibilidad de comprarlo», ha desvelado.

Desde que en abril de 2021 el Museo del Prado alertara al Ministerio de Cultura de la relevancia del cuadro tras su reaparición en la casa de subastas Ansorena, cuando se atribuyó a un alumno de José de Ribera, la obra ha estado bajo la custodia de la galería de arte Colnaghi.

A partir de este martes, la obra estará expuesta en la sala 8 A del edificio Villanueva hasta el 13 de octubre . Posteriormente, irá a otra sala acompañado de otras pinturas naturalistas y de autores con los que pueda «dialogar para ofrecer nuevas perspectivas», hasta cumplir el plazo marcado de la cesión.

¿SALIDA DE ESPAÑA?

Lo que tampoco está descartado es que el cuadro pueda salir de España para cesiones temporales, aunque Falomir explicó que esos permisos requerirán de una «tutela», además de la autorización de la Junta de Calificación, Valoración y Exportación de Bienes Culturales.

La catedrática en historia del arte María Cristina Terzaghi, quien ha sido una de las responsables de la publicación especializada sobra la obra, ha adelantado que ya ha hecho una petición para contar con esta obra en una exposición el próximo año en el Palazzo Barberini en Roma, de la que será comisaria. «Lo hemos pedido y esperamos que tengan la generosidad de cederlo», ha adelantado.

En la publicación se incluye la interpretación especializada del cuadro, que probablemente fue pintado por Caravaggio en una época entre 1606 y 1610 -en su segunda instancia napolitana-. En esta obra, cuatro de los más autorizados expertos en Caravaggio y en la pintura barroca comparten certeza de que es obra del artista italiano -«ha sido unánime», según Falomir- y, como curiosidad, es la primera vez que se autentifica que uno de los personajes pintados por Caravaggio «nace de su memoria y no de un modelo».

In this article