¿A qué diablos huele en Nuevo León?

Por Elmer Oviedo En últimos días ha llamado poderosamente la atención entre los regiomontanos los fétidos olores que han podido olfatearse a lo largo y ancho de toda...

2218
2218

Por Elmer Oviedo

En últimos días ha llamado poderosamente la atención entre los regiomontanos los fétidos olores que han podido olfatearse a lo largo y ancho de toda la ciudad. A pesar de ser notorio, los gobernantes han optado por evadir sus responsabilidades y acusar con supuestos a sus rivales políticos.

El primer funcionario en lanzar la piedra fue nada menos que el titular de la Secretaría de Medio Ambiente, Felix Arratia, quien hay que recordar que es posición del padre del Gobernador Samuel García, sin más pruebas, lanzaron una versión poco creíble a través de un comunicado de prensa en donde responsabilizaban a la refinería de PEMEX en Cadereyta.

Posteriormente, el delegado federal de la CONAGUA, sugirió que los olores podrían ser generados por el drenaje sanitario, bajo responsabilidad de Juan Ignacio Barragán, posición de Fernando Elizondo, en el Gobierno emecista.

Por último, diputados de Morena, solicitaron abrir una mesa para debatir e investigar el origen de los olores, comentando que podrían ser las industrias las responsables de estar lanzando desechos al medio ambiente de manera indebida.

En medio de este escenario los ciudadanos de a pie, siguen respirando veneno. ¿Hasta cuándo?

In this article