Colosio sin capacidad para resolver el problema de movilidad al sur de Monterrey

La movilidad en la zona sur de Monterrey se ha convertido en un tema crítico que demanda soluciones urgentes, y la responsabilidad recae en el actual alcalde con...

1265
1265

La movilidad en la zona sur de Monterrey se ha convertido en un tema crítico que demanda soluciones urgentes, y la responsabilidad recae en el actual alcalde con licencia, Luis Donaldo Colosio Riojas, quien por ir en busca un nuevo puesto público como candidato al Senado por el partido Movimiento Ciudadano, dejó tirado a su suerte el problema. La ciudad, enfrentando cuellos de botella y congestionamientos, anhelaba soluciones concretas, entre las cuales quizás podría destacar el proyecto del Metrocable, anunciado por Colosio. 

Sin embargo, las prioridades del alcalde han cambiado, dejando en entredicho la materialización de dichas soluciones. La realidad actual muestra a Colosio inmerso en su campaña política, prefiriendo buscar un nuevo puesto en lugar de garantizar la implementación de proyectos fundamentales para la ciudad. El tiempo corre, y este último año del trienio de su mandato parece insuficiente para resolver los problemas de movilidad que enfrenta Monterrey.

El cuello de botella en la unión de las avenidas Revolución con Eugenio Garza Sada, así como en Lázaro Cárdenas con Garza Sada, se ha vuelto emblemático de los desafíos de movilidad en la zona sur. La ausencia de alternativas viales y la falta de coordinación entre autoridades viales contribuyen a un tráfico pesado que afecta a miles de ciudadanos diariamente. Vecinos organizados, como la asociación civil «Atentos, Monterrey Sur», presentaron un exhorto para demandar soluciones a las avenidas Lázaro Cárdenas, Revolución, Garza Sada y la Carretera Nacional, evidenciando la falta de acción de las autoridades locales.

La falta de coordinación entre autoridades viales y la ausencia de alternativas de transporte en el sur de Monterrey son las principales causas del congestionamiento. Aunque se han anunciado obras en otras áreas de la ciudad, el sur ha sido rezagado en la ejecución de proyectos para mejorar la vialidad, dejando a los ciudadanos con pocas opciones para desplazarse de manera eficiente.

Ante esta situación, la asociación civil «Atentos Monterrey Sur», encabezada por Luis Olmos, ha presentado un exhorto para implementar acciones contra el tráfico en las avenidas más afectadas, como Lázaro Cárdenas, Revolución, Garza Sada y la Carretera Nacional. Los vecinos, organizados desde hace 10 años, exigen soluciones a las autoridades de los tres niveles de Gobierno, argumentando que las acciones hasta ahora emprendidas han sido insuficientes para resolver el problema.

Sin embargo, el tráfico pesado en el sur de Monterrey no es un problema nuevo. Desde hace años, los residentes y conductores han lidiado con esta situación, que se agrava durante eventos como accidentes viales, incendios o retenciones militares, como ocurrió el pasado 25 de diciembre. Los automovilistas se enfrentan a tiempos de viaje excesivos y a una infraestructura vial insuficiente para satisfacer la demanda creciente de movilidad en la zona.

A pesar de las críticas y los desafíos pendientes, la administración de Colosio Riojas minimiza las preocupaciones de los ciudadanos, argumentando que los relevos en el gobierno municipal cuentan con la experiencia necesaria para continuar con la operación de la Administración. Sin embargo, con las elecciones en el horizonte y el tiempo limitado que le queda a Colosio en su mandato, los ciudadanos esperan que se tomen medidas concretas para abordar el problema del tráfico en el sur de Monterrey, antes de que la situación empeore aún más.

La falta de patrullaje, la disminución de la presencia policiaca y la ausencia de servicios públicos eficientes son señales de una administración que ha quedado a deber en aspectos fundamentales para el bienestar de los ciudadanos. La movilidad, la seguridad y la calidad de vida de la población no pueden ser sacrificadas en aras de ambiciones políticas personales. La ciudadanía exige respuestas y soluciones concretas a los problemas que enfrenta a diario, y la responsabilidad recae en los líderes que han sido elegidos para velar por el bienestar de la comunidad. En el último año de su mandato, Colosio Riojas tuvo la oportunidad de demostrar su compromiso real con Monterrey y dejar un legado de soluciones efectivas, sin embargo prefirió dejar en su lugar un montón de promesas incumplidas.

In this article